Archive for April, 2010


¿Acaso no saben que su cuerpo es templo del Espíritu Santo, quien está en ustedes y al que han recibido de parte de Dios? Ustedes no son sus propios dueños;20 fueron comprados por un precio. Por tanto, honren con su cuerpo a Dios. – 1 Corintios 6:19-20

Durante este tiempo de ayuno me ha causado pensar en lo que consumimos y las cosas que nos consume – a veces son las mismas cosas.  Este tiempo es especialmente difícil para mi porque creo que la gula es uno de mis pecados más fuertes, me encanta a comer, y encanta la comida.  Por ejemplo, muchos de ustedes hacen ejercicio para estar en buenas condiciones, ver bien, y ser saludable – yo hago ejercicios para que crezca mi apetito y comer lo que quiero comer.  Janice te puede decir que siempre le digo “te amo” cuando cocina algo rico.

Regresamos a la idea de las cosas que consumimos y las cosas que nos consume.  Consumimos más que la comida, podemos consumir la media (música, libros, programas, películas, etc etc), podemos consumir ideas o pensamientos, y podemos consumir sentimientos o emociones.  Creo que es muy importante examinar lo que consumimos para nuestras mentes y emociones, porque puede ser cosas que nos contamina y nos pueden controlar.  No quiero decir que no debemos tocar nada del mundo (y ser monjes) – porque en realidad es imposible no ser contaminado en una forma u otra – lo que quiero decir es si esas cosas empiezan consumir a nosotros – llega a ser muy insaludable.  Mas que ser insaludable, creo que Dios nos pregunta – ¿Quién es tu Señor, esas cosas o yo?  ¿Puedes honrarme en lo que haces?  Creo que hay algunas tips para nosotros para dar nos una perspectiva mejor:

1. Fuimos comprado por un precio – Cuando murió Jesús en la cruz por nosotros, tomó nuestro lugar de condenación, para que podemos ser libres y sus hijos.  El precio fue el sacrificio de Jesús.  Entonces la pregunta para nosotros cada día no debe de ser “¿Qué quiero hacer hoy?” pero debe se ser “Jesús soy tuyo, ¿Qué quieres que haga hoy?”  Es un cambio de roles.  Ahora, no creo que Dios no te va a decidir lo que vas a comer o vestir; pero haciendo una pregunta así empieza a cambiar nuestra perspectiva.

2. Suelta sus manos del pecado – Muchas veces consideramos que el pecado nos está agarrando, como si tenia un control sobre nuestras vidas.  Creo que es lo que sentimos, como estamos atrapados y es la carne o el cuerpo que nos está controlando.  Pero han considerado que tal vez nosotros también no queremos dejar el pecado – queremos seguir satisfaciendo nuestros deseos.  En realidad, dice la Biblia para todos los que están en Cristo – el poder del pecado ya no aplica.  Aquí el poder es el poder de condenarnos y también el poder sobre nuestro ser – solamente pueder tener ese poder si lo dejamos tener.

3. Realizan que todo lo que tienen es un regalo de Dios – Dios es tan bondadoso, pero a veces pensamos que lo que tenemos son nuestras posesiones.  En el momento que realizamos que todo es de Dios y viene de Dios y podemos soltar la idea de “mis posesiones” – podemos recibir todo lo que Dios nos quiere ofrecer.  Recuerdan, palmas abiertas…

¿Qué son las cosas que te consume?  ¿Qué son los pecados que tienes que soltar?  ¿Cómo puede ser Dios el maestro/Señor de sus vidas en una manera tangible y real?

**Quédense quietos para escuchar la voz de Dios y toman un tiempo de orar**

7 Sin embargo, todo aquello que para mí era ganancia, ahora lo considero pérdida por causa de Cristo.8 Es más, todo lo considero pérdida por razón del incomparable valor de conocer a Cristo Jesús, mi Señor. Por él lo he perdido todo, y lo tengo por estiércol, a fin de ganar a Cristo – Filipénses 3:7-8

La historia del apóstol Pablo es muy interesante, él fue un súper-estrella entre los judíos, tenía un linaje muy conocido, graduó primero de las escuelas más reconocidas, era muy popular y reconocido por muchas partes – se puede imaginar que si Pablo vivía hoy, saliera en las revistas Quien o Mira. Pero dice algo muy interesante aquí este texto, dice que considera todas esas cosas (la fama, educación, etc etc) como una pérdida por causa de Cristo. En realidad la palabra en el griego original es mucho mas fuerte – entonces los traductores originalmente utilizaron la palabra “basura”. La palabra es más bien – algo más feo que basura o popo. Es algo muy fuerte lo que dice aquí, porque es un reto a nosotros considerar que todo lo que admiramos nosotros debe ser considerado como basura para tener a Cristo.

Dietrich Bonhoffer era un teólogo alemán, y dijo algo muy parecido, “todo lo que el mundo nos promesa es basado en una ilusión grande”. Si consideramos lo que dice, y somos muy honestos, podemos decir que sí tiene razón. Por ejemplo, piensan sobre una cosa que querian tener o un lugar donde querían ir. Ya cuando la tuvieron en las manos o ya cuando llegaron, creo que sí se sintieron feliz, pero esa felicidad no dura – aunque parecía que nos iba a dar felicidad para siempre.

Además, si vemos toda esta sección en esta carta a los Filipénses, Pablo dice “considero” como tres a cuatro veces, ir creo que es algo que necesitamos hacer, considerar muy fuerte que valoremos – puede ser la educación, la fama, el éxito, el dinero, un novio/a o esposo/a; pero podemos considerar esas cosas como basura para Cristo? Recuerdan, no es literal, en el sentido que deben tirar esas cosas, pero en comparación con Cristo todas esas cosas no compara – hasta que puedes abandonar esas cosas para seguir a Cristo.

**quédense quietos, y escuchen lo que Dios quie decir a sus vidas**

El que recibió la semilla que cayó entre espinos es el que oye la palabra, pero las preocupaciones de esta vida y el engaño de las riquezas la ahogan, de modo que ésta no llega a dar fruto.23 Pero el que recibió la semilla que cayó en buen terreno es el que oye la palabra y la entiende. Éste sí produce una cosecha al treinta, al sesenta y hasta al ciento por uno. – Mateo 13:22-23

Ustedes saben que en la Biblia dice que el ángel Lucifer, quien es actualmente Satanás, era considerado como el ángel con más belleza?  Pero también dice la Biblia que Satanás es “el padre de las mentiras” y “el acusador de nuestros hermanos”.  Creo que es importante ver que estamos combatiendo, por que en realidad vamos a enfrentarnos cada día con la opposición, la tentación, y las acusaciones – tenemos que saber las tácticas del enemigo para no caernos en sus trampas.  Tal vez pueden decir, pues no es como dices, no existe esos tipos de cosas.  Pero deben de ser claros y entender que esto es exactamente lo que el diablo quiere que nos pensamos – que él no existe, tal vez puede ser la mejor mentira.  Entonces quiero compartir con ustedes 4 maneras de como nos atáca el diablo para que pueden prepararse mejor:

La tentación – La parábola en Mateo 13 habla de una semilla (se puede considerar la palabra de Dios) que cayó sobre el suelo pero por las espinas la planta muere.  De tal manera somos muchos de nosotros – a veces escuchamos un sermon o estudiamos la bibla, pero por las preocupaciones del mundo o por la tentación no  crece nuestra fe en Dios.  También, son muchas cosas que nos puede tentar y es muy impostante a ver la verdad y el engaño que trata de ponernos.  Por ejemplo, muchas comerciales en la tele son así – promesan si tomo tal cervesa llegarán a ser los más populares y tener una chica en cada brazo, no lo damos cuenta en nuestras vidas cotidianas, pero sí es importante ver la verdad.

La acusación – Aún has escuchado voces en su cabeza o tuvieron los pensamientos de, “no soy capaz para esto” o “soy inútil”, esas pensamientos no están basados en la verdad, tenemos que realizar que son mentiras y acusaciones del diablo.  Tenemos que fortalecer la idea de que somos hijos amados de Dios, creado en su imágen, para hacer su gloria en este mundo.

La confusión – Otra cosa que el enemigo trata de hacer es confundirnos de perseguir cosas piratas o falsas en vez de lo que Dios realmente quiere para nuestras vidas.  Incluso la Biblia dice que, “Satanás mismo se disfraza de ángel de luz”

Los obstáculos – Ya cuando no funciona las mentiras, acusaciones, o la tentación – el enemigo empieza a poner obstáculos en nuestro camino para impedir el avance y crecimiento de nuestra vida espiritual.  Puede realizarse en muchas formas, así que tenemos que estar muy claros en como Dios nos está guiando.

**Leen Efesio 6:10-20 para ver como puedes combatir contra el engaño del enemigo**

44 Además, el reino de los cielos es semejante a un tesoro escondido en un campo, el cual un hombre halla, y lo esconde de nuevo; y gozoso por ello va y vende todo lo que tiene, y compra aquel campo. 45 También el reino de los cielos es semejante a un mercader que busca buenas perlas,46 que habiendo hallado una perla preciosa, fue y vendió todo lo que tenía, y la compró. – Mateo 13:44-46

Jim Elliot era un misionero que fue un mártir en las selvas Ecuatorianas, dió su vida para llevar el evangelio a un grupo lejano de indígenas; de hecho – fueron el mismo grupo de indígenas que le mató.  Pero antes de ir, nos dejó con una palabras muy fuertes e impactantes, “Él es no necio (o tonto) quien rinde/pierde lo que no puede ganar para ganar lo que no puede perder.”  Su vida me hace pensar muy fuerte en como estamos viviendo nuestras vidas.  ¿Sabian que los misioneros en los siglos 19 empacaban sus ataudes con ellos antes de salir de misiones?  ¿Cómo estamos viviendo nuestras vidas – con un puño fuerte tratando a mantenerla y agarrarla, o con una mano abierta – soltando todos nuestros sueños, deseos, y seguridad?   Saben que, la realidad es lo más tratamos a agarrar nuestras vidas con un puño cerrado lo más perdemos de ella, y en el momento que tenemos las palmas abiertas podemos recibir la bondad y gracia del Señor.

Algo chistoso, ustedes saben que en la India atrapan a los changos en un forma muy interesante: con una botella o una calabaza seca y arroz dulce.  Meten el arroz dulce en una botella y la dejan afuera para que pueden acercar los changuitos, vienen y meten sus manos en la botella para agarrar el arroz, pero con su puño lleno de arroz, no puede sacar su mano de la botella.  Ahora, acercan los humanos y simplemente agarran el chango, por que el chango no quiere soltar el arroz!  ¿No somos así a veces?

Aquí en las parabolas de Jesús vemos dos personas que encuentra gran tesoros y “sueltan” todo para tener el tesoro o perla.  Los tesoros son imágenes del Reino de Dios, y la lección y el reto aquí es si podemos soltar y sacrificar todo para tener lo que Dios quiere para nuestras vidas.  ¿Saben que?  No podemos recibir hasta que tenemos las palmas abiertas al Señor y lo que nos ofrece es mucho más en comparación a lo que no queremos soltar.  ¿Qué son esas cosas en su vida?  Puede ser una relación con una persona, el trabajo, un sueño, sus finanzas, o su dolor y sufrimiento.  Te invito a tomar un momento para refleccionar de sus vidas y empezar a soltar esas cosas, para tener las palmas abiertas al Señor.

10 «Quédense quietos, reconozcan que yo soy Dios.
¡Yo seré exaltado entre las naciones!
¡Yo seré enaltecido en la tierra!» – Salmos 46:10

**Quédense quietos para escuchar la voz de Dios**

Ciertamente, la palabra de Dios es viva y poderosa, y más cortante que cualquier espada de dos filos. Penetra hasta lo más profundo del alma y del espíritu, hasta la médula de los huesos,[a] y juzga los pensamientos y las intenciones del corazón.13 Ninguna cosa creada escapa a la vista de Dios. Todo está al descubierto, expuesto a los ojos de aquel a quien hemos de rendir cuentas. – Hebreos 4:12-13

¿Por se acaso necesitan sabiduría para sus vidas para decisiones importantes?  ¿Por se acaso quieren concocer la voluntad de Dios para sus vidas?  ¿Por se acaso necesitan aliento para tiempos difíciles de la vida?  Pueden encontrar las respuestas de la mayoria de esas cosas en la Palabra de Dios.

Es necesario para invertirnos en oir, leer, estudiar, y memorizar la Biblia; porque como dice los versículos en Hebreos la palabra es viva y poderosa para nuestras vidas.

Oír la Palabra – Los científicos dicen que recordamos un promedio de 10% de lo que escuchamos, y para muchos, como yo, somos aprendedores auditorios.  La Biblia dice en Romanos 10:17: “Así que la fe viene como resultado de oír el mensaje, y el mensaje que se oye es la palabra de Cristo” – es importante invertir en escuchar sermones y testimonios para conocer mejor la Biblia.

Leer la Palabra – Los mismos científicos dicen que recordamos un promedio de 25% de lo que leimos.  La Biblia también dice en Deuteronomio 17:19 “Esta copia la tendrá siempre a su alcance y la leerá todos los días de su vida. Así aprenderá a temer al Señor su Dios, cumplirá fielmente todas las palabras de esta ley y sus preceptos.”  La palabra de Dios es un fuente de sabiduría y guianza para la vida – debemos leerla.

Estudiar la Palabra – También dicen que recordamos un promedio de 50% de lo que estudiamos.  Por ejemplo, a veces nos ponemos de estudiar las letras de canciones de nuestras artistas favoritas – escuchamos las canciones muchas veces, entramos en sus sitios de web, y enteramos de sus vidas cotidianas.  Volvemos hacer estudiantes de esos artistas y su trabajo!  En la misma manera deberemos ser estudiantes de la palabra de Dios.

Memorizar la Palabra – Dice la Biblia en Salmos 119:11 “En mi corazón atesoro tus dichos para no pecar contra ti.” Si tomamos el esfuerzo para memorizar la Palabra y cuidarla como el salmista dice, nos ayuda vivir una vida recta adelante del Señor.

**Toma un momento para hacer el compromiso de ser estudiantes de la Biblia – tal vez con un plan fijo de lo que vas hacer.**

Así que, mis queridos hermanos, como han obedecido siempre —no sólo en mi presencia sino mucho más ahora en mi ausencia— lleven a cabo su salvación con temor y temblor,13 pues Dios es quien produce en ustedes tanto el querer como el hacer para que se cumpla su buena voluntad. – Filipénses 2:12-13

Recuerdo cuando dediqué mi vida a Jesús, fui muy celoso, tratando a cambiar mi actitud, mi forma de ser, mis acciones en una forma muy rígida.  No quiere decir que está mal tratando a cambiarse, pero necesitamos dar cuenta que la obra de Dios tiene mas que ver con nuestra transformación que los cambios que yo trato de implementar.  Quiero decir que es importante reconocer la obra del Espíritu Santo en nuestras vida.  Aquí le dejo con un acrónimo que les ayudaría con esto: M.A.P.

Misterio – El autor Richard Foster es su libro “Celebration of Discipline” compara nuestra relación con Dios con un granjero cultivando la avena.  El granjero puede arar la tierra, poner fertilizante, dar agua, quitar malas hierbas, y matar los vichos – pero no puede ser nada para que crezca la avena.  En tal manera, nosotros debemos prepararnos leyendo la Biblia, orar, tratar a cultivar una espiritualidad sana; pero es el Espíritu Santo que nos hace crecer — esto es el misterio de la obra de Dios en nuestras vidas.

Aventura – Lo más que conocemos a Dios y crecemos en nuestra relación con Él, Él nos llevará en aventuras de su reino.  No quiero decir que todo siempre va a ser una aventura fantástica con mucho reisgo – pero en poner nuestras vidas en sus manos, Dios nos llevará a lugarres y situaciones donde tenemos que poner más fe y confianza en Él.

Pasión – En Salmos 116:1-2 dice, “Yo amo al Señor porque él escucha[a] mi voz suplicante. 2 Por cuanto él inclina a mí su oído, lo invocaré toda mi vida.” Lo más que conocemos a Dios, lo más vamos a enamorarnos con Él.  Con cada paso que tomemos en nuestra fe, conocemos mejor de su ser, de su misericordía, y de su compasión — que resulta en una pasión más grande para Él.

**Lee Filipénses 2: 12-18**

**Ahora toma un tiempo para escuchar la voz de Dios**

19 Se le acercó un *maestro de la ley y le dijo:

—Maestro, te seguiré a dondequiera que vayas.
20
—Las zorras tienen madrigueras y las aves tienen nidos —le respondió Jesús—, pero el Hijo del hombre no tiene dónde recostar la cabeza.
21
Otro discípulo le pidió:

—Señor, primero déjame ir a enterrar a mi padre.
22
—Sígueme —le replicó Jesús—, y deja que los muertos entierren a sus muertos. — Mateo 8:19-22

Cuando leímos este texto, podemos pensar que la gente aquí tenían excusas válidas y razonables.  Pero en realidad cuando la examinamos un poco más podemos ver la situación con más claridad.  Por ejemplo, con el primer maestro vemos que refiere a Jesús como “maestro” y no como “Señor”.  Puede ser que este maestro solamente vio a Jesús como un maestro y quería una interacción intelectual con Él — y no consideró a Jesús como su Señor.  Podría ser con nosotros la misma cosa?  Puede ser que nuestra interacción con Jesús está basado en lo intelectual o social o por otras razones?  Creo que la prueba es para examinarnos completamente para ver nuestra motivación para seguir a Jesús — porque en honestidad es un llamado a negarse a si mismo y tomar la cruz y seguir a Jesús.

El otro señor en esta historia tiene responsabilidades importantes con su familia.  Los expertos dicen que probablemente su padre todavíá no habia muerto pero sí estaba muy cerca a morirse y el señor tenía la responsabilidad de cuidar a su padre.  O podíá ser que sí murió y tenía responsabilidades para enterrar su padre y ver los detalles de todo lo demas.  La respuesta de Jesús puede ser considerado muy fuerte, pero creo que punto es sencillo y clave.  Si decidimos a seguir a Jesús, Él está pidiendo todo de nosotros, y puede ser que significaría abondanar nuestras responsabilidades.  No creo que Jesús está exigiendo que seamos irresponsables — pero está viendo nuestros corazones — dónde están nuestras prioridades?  Cuando es tiempo de tomar una decisión, decidimos lo que es mejor para nosotros o lo que Dios nos está pidiendo?

Termino hablando de la vida de Madre Teresa.  Ella sacrificó su vida para servir a los más pobres en una de las ciudades más pobres del mundo.  Para ella, tomó la decisión para abandonar su confort, sus deseos, y su vida para darla para los demas.  No tenía excusas para prevenir su labor de amor.  Pero la cosa más interesante de su trabajo con los pobres era que se conviertó a ser una plataforma para hablar del amor de Dios a presidentes y reyes.  Así es el reino de Dios.

¿Cómo vivirán sus vidas — siguiendo con las excusas, o te entregarias completamente al Señor?

**Ahora toman un momento en silencio para escuchar lo que Dios quiere decirte**

Día cuarto: Recompensa

Yo, el Señor, Dios de Israel, lo afirmo. Yo honro a los que me honran — 1 Samuel 2:30

Me imagino que conocen la pelicula “Carros de Fuego” o si no a lo menos van a reconocer la canción famosa de ella.  La pelicula cuenta de una historia de un corredor escosés llamado Eric Liddell que corrió para Gran Bretaña en los juegos olímpicos en Paris en el año 1924.  Antes del los juegos fue considerado el favorito para ganar la carrera de 100 metros.  Pero cuando anuncio que las carreras de 100 metros empezaban en un domingo – declinó a participar, por su fe en Dios y su convicción para honrar el sábado.  Mucho insitieron que participara y negar sus convicciones para un día – las peticiones fueron muchos del comité olípico de Inglaterra y también un principe de Inglaterra.  Aun, Liddell decidió a no particpar y honrar a Dios.  !Que controversia causó Eric Liddell por su fe en Dios!  La historia sigue con un compañero atlético que ofeció a Liddell su posicion para correr en la carrera de 200 metros para el díá lunes — Liddell aceptó.  Al empezar la carrera, un corredor americano le dió un papel donde estaba escrito, “en el Buen Libro dice, ‘Yo honro a los que me honran'”.  Y con ese papelito en sus manos corrió a tomar la medalla de oro y ser un heroe para Inglaterra.

Aun que los últimos 3 días han sido un poco dificil y estimulante, tenemos que tener la fe que todo lo que estamos durante estos 40 días es para honrar a Dios.  Y la promesa que Él nos da es, “Yo honro a los que me honran”.  Creo la pregunta para nosotros primero es, “¿qué son las cosas en vida que no da honra a Dios?”  Es importante reconocer esas cosas con honestidad y pedir perdón por ellas.  Ahora puedes empezar a preguntar, “¿cómo puedo honrar a Dios en mi vida?”.  Honrar simplemente es poner prioridad en.  Por ejemplo, lo que hizo Liddell – él puso Dios antes de los deseos que él tenia para si mismo.  Esto es grande – honrar a Dios en esa manera, y creo necesitamos de una generación que tiene la misma mentalidad y acciones.

**Ahora toman un tiempo de escuchar la voz de Dios**

Día tres: En ruinas

1 El año de la muerte del rey Uzías, vi al Señor excelso y sublime, sentado en un trono; las orlas de su manto llenaban el templo.2 Por encima de él había serafines, cada uno de los cuales tenía seis alas: con dos de ellas se cubrían el rostro, con dos se cubrían los pies, y con dos volaban.3 Y se decían el uno al otro: «*Santo, santo, santo es el Señor *Todopoderoso; toda la tierra está llena de su gloria.» 4 Al sonido de sus voces, se estremecieron los umbrales de las puertas y el templo se llenó de humo.5Entonces grité: «¡Ay de mí, que estoy perdido! Soy un hombre de labios *impuros y vivo en medio de un pueblo de labios blasfemos, ¡y no obstante mis ojos han visto al Rey, al Señor Todopoderoso!» — Isaías 6:1-5

Tiempo otra vez para ser muy honestos.  Como seres humanos somos muy ensimismados.  Siempre preguntamos, “¿Cómo me veo?  ¿Esa persona me gusta? ¿Cómo puedo tener lo que yo quiero? ¿Recibiria yo la promoción en mi trabajo?”  Y usualmente, ser ensimismados nos lleva a uno de los dos extremos – el orgullo o la pena.  Si pensamos que estamos haciendo bien – nos puede llevar al orgullo, y si percibimos que no estamos alcanzado la meta – empezamos a sentir como fracasos.

En el mundo cristiano también somos muy ensimismados – por ejemplo, siempre hablamos de “mi crecimiento” y “mi desarrollo”.  Hablamos de ser “como Jesús” y el enfoque resulta a ser en nosotros mismos, o siempre comparando como estoy yo en comparisión de como estuve hace algunos meses o en comparasión con otros.

El profeta Isaías tenia un gran encuentro con Dios, algo muy poderoso, y le dejó con otra reacción total.  Su visión de Dios le dejo en ruinas, por que percibó la grandeza y la santidad de Dios, toda la majestad ruinó ideas de ser ensimismado y el enfoque total estaba en Dios.  En realidad Dios quiere tener un encuentro con cada uno de nostoros en esta manera, para dejarnos en ruinas para podamos enfocarnos completamente en Él.  Y el resultado seria que nuestras vidas cambian de ser dirigidas por lo conveniente a ser dirigidas por convicción.  El encuentro verdadero con Dios, como tenia Isaías no es para plastarnos, más bien es para limpiarnos de todo mal y llenarnos su Espíritu – para cambiar nuestra vida vieja para una vida nueva en Él.

Nadie puede hacernos tener este tipo de encuentro con Dios, solamente Dios puede hacerlo.  Pero usualmente Dios revela su gloria en esa manera cuando damos cuenta que estamos en necesidad.  Puede ser por grandes cambios en nuestras vidas: cambio de trabajo, una relación quebrada, una graduación, la enfermedad, o un gran disilusión.   Esas cosas nos quiebra y deja nuestros corazones y oídos abiertos a Dios.

En momentos como así Dios ofrece su perdón, para Isaías Dios limpió sus labios con una tenazas.  A veces tenemos una percepción incorrecta de lo que es el perdón.  A veces dejamos nuestros pecados como son hasta empezamos a sentir mal por ellos o pensamos que pedir perdón es una transacción muy sencilla, y simplemente pedimos “Dios perdóname”.  Pero realidad debe consistir de ser afligido, tal vez con mucha tristeza.

La respuesta de Isaías para mi es genial:

8 Entonces oí la voz del Señor que decía: —¿A quién enviaré? ¿Quién irá por nosotros? Y respondí:—Aquí estoy. ¡Envíame a mí!

Esa llamda a Isaías no era solamente para él, pero es para todos nosotros.  Dios está llamando y buscando gente que respondarán con un “Aquí estoy, envíame a mí”.

¿Has tendio una experiencia con Dios como tenia Isaías?  Tal vez somos demasiado ensimismados o egoístas.  Tal vez no hemos considerado la grandeza de Dios.  Quiero animarles para tomar un tiempo de abrirse al Señor, pedir perdón como hizo Isaías, y ver su gloria.  Garantizo que sus vidas no serán igual.

**Ahora toman tiempo de escuchar la voz de Dios**

1. ¿Aún has sentido en ruinas como Isaias – explicalo en detalle?

2. ¿Cómo es ser completamente afligido con sus pecados ante de Dios?  Describelo en sus palabras

**Ahora toman un tiempo para orar, pedir perdón, ver la gloria del Señor, y responder con un ‘aquí estoy’**

Al escucharlo, muchos de sus discípulos exclamaron: «Esta enseñanza es muy difícil; ¿quién puede aceptarla?»  Desde entonces muchos de sus discípulos le volvieron la espalda y ya no andaban con él. — Juan 6:60 y 66

Antes de investigar que fueron los palabras de Jesús que dejaron a muchas decir que su enseñanza era demasiado difícil, vamos a recordar en que posición estaba Jesús.  En este momento en su ministerio, Jesús era tan popular y habia miles de personas siguiendole por donde andaba.  Sanaba a los enfermos, daba vista a los ciegos, vida a los muertos – Jesús era un mega-star.  Si fuera hoy día podriamos imaginar a Jesús caminando en las calles mientras habia sus fanes y fotógrafos alrededor de él.  Y despues de un gran momento cuando dió a miles de comer con casi nada, Jesús empieza a enseñar sobre su muerte y sacrificio que iba a dar.  Dijo:

“El que come mi carne y bebe mi sangre, permanece en mí y yo en él. Así como me envió el Padre viviente, y yo vivo por el Padre, también el que come de mí, vivirá por mí. Éste es el pan que bajó del cielo. Los antepasados de ustedes comieron maná y murieron, pero el que come de este pan vivirá para siempre.”

Estaba hablando muy claramente de su sacrificio en la cruz, com vemos en el versículo 51 del mismo capítulo donde dice Jesús: “Yo soy el pan vivo que bajó del cielo. Si alguno come de este pan, vivirá para siempre. Este pan es mi carne, que daré para que el mundo viva”.  Muchos no entendieron a Él.

Este ejemplo no es el único ejemplo de palabras duras que dio Jesús.  Por ejemplo, con la historia del dirigente rico, vemos un hombre que sí servió a Dios y siguió sus mandamientos – pero las palabras duras para él era: vender todo lo que tenia y seguir a Cristo.  Ahora, no creo la lección aquí es Jesús requiere de cada uno de nosotros hacer lo mismo, pero Jesús siendo Dios – sabia exactamente la cosa que estaba entre el dirigente rico y Dios.  Para él fue el dinero.

¿Qué es esa cosa para ti?  ¿Qué son la palabras duras que Cristo tiene para tu vida?  Puede ser que es una relación, puede ser el materialismo, puede ser sus sueños, puede ser sus posesiones.  Pero creo que si fueramos muy honestos – existen cosas que vienen entre nosotros y Dios, son cosas donde ponemos más atención o prioridad.

Responden a estas preguntas:

1. ¿Qué son las cosas en tu vida que tiene competencia con Dios?

2. ¿Cómo puedes empezar a rendir esas cosas a Dios?  Ser específico y detallado

Ahora toman tiempo para orar y rendirse completamente a Dios, haciendo en compromiso de vivir en obedencia.