Estuve refleccionando sobre la historia de los Israelitas, su guerra contra Jericó, y cómo podemos aprender y aplicar el poder de oración para derrotar las bastiones del enemigo – especialmente con la explotación sexual de niñas y mujeres.

¿Puede ser posible marchar en oración, encirculando un lugar de oscuridad, y ver la murallas del enemigo caer?

Escuché de un grupo de jovenes en Los Angeles que hicieron lo mismo, marchando por un bloque en Koreatown, y dos dias despues anunciaron en un periódico coreano que las autoridades rescataron 60 mujeres explotadas sexualmente de una red de traficantes.

Esta no es la única historia, pero son muchas, de personas que creen en el poder de la oración para liberar a gente en esclavitud.

¿Creen ustedes en el poder de Dios para obrar en esta manera? Yo sí.

Advertisements