7 Sin embargo, todo aquello que para mí era ganancia, ahora lo considero pérdida por causa de Cristo.8 Es más, todo lo considero pérdida por razón del incomparable valor de conocer a Cristo Jesús, mi Señor. Por él lo he perdido todo, y lo tengo por estiércol, a fin de ganar a Cristo – Filipénses 3:7-8

La historia del apóstol Pablo es muy interesante, él fue un súper-estrella entre los judíos, tenía un linaje muy conocido, graduó primero de las escuelas más reconocidas, era muy popular y reconocido por muchas partes – se puede imaginar que si Pablo vivía hoy, saliera en las revistas Quien o Mira. Pero dice algo muy interesante aquí este texto, dice que considera todas esas cosas (la fama, educación, etc etc) como una pérdida por causa de Cristo. En realidad la palabra en el griego original es mucho mas fuerte – entonces los traductores originalmente utilizaron la palabra “basura”. La palabra es más bien – algo más feo que basura o popo. Es algo muy fuerte lo que dice aquí, porque es un reto a nosotros considerar que todo lo que admiramos nosotros debe ser considerado como basura para tener a Cristo.

Dietrich Bonhoffer era un teólogo alemán, y dijo algo muy parecido, “todo lo que el mundo nos promesa es basado en una ilusión grande”. Si consideramos lo que dice, y somos muy honestos, podemos decir que sí tiene razón. Por ejemplo, piensan sobre una cosa que querian tener o un lugar donde querían ir. Ya cuando la tuvieron en las manos o ya cuando llegaron, creo que sí se sintieron feliz, pero esa felicidad no dura – aunque parecía que nos iba a dar felicidad para siempre.

Además, si vemos toda esta sección en esta carta a los Filipénses, Pablo dice “considero” como tres a cuatro veces, ir creo que es algo que necesitamos hacer, considerar muy fuerte que valoremos – puede ser la educación, la fama, el éxito, el dinero, un novio/a o esposo/a; pero podemos considerar esas cosas como basura para Cristo? Recuerdan, no es literal, en el sentido que deben tirar esas cosas, pero en comparación con Cristo todas esas cosas no compara – hasta que puedes abandonar esas cosas para seguir a Cristo.

**quédense quietos, y escuchen lo que Dios quie decir a sus vidas**

Advertisements