Por tanto, hagan morir todo lo que es propio de la naturaleza terrenal 9 Dejen de mentirse unos a otros, ahora que se han quitado el ropaje de la vieja naturaleza con sus vicios,10 y se han puesto el de la nueva naturaleza, que se va renovando en conocimiento a imagen de su Creador. – Colosenses 3:5, 9-10

Cuando somos cristianos, algo muy maravilloso pasa en nuestra vidas con la entrega de nuestras vidas a Dios y la obra del Espíritu Santo en nuestras vidas.  Pero, aún seguimos con nuestra batalla contra el pecado, y muchas veces nos frustra.  Podemos preguntar – si Dios está en mi vida porque sigo pecando.  El apóstol Pablo sabia que aunque hemos entregado nuestras vidas al Señor, seguimos siendo humanos con la carne – y persiste nuestra batalla contra el pecado hasta que morimos.  Sí sigue la transformación de nuestro ser en sentido de que los pecados, los cuales que hemos tenido problema cuando empezó nuestra jornada espiritual, no son los mismos que luchamos hoy.  Por ejemplo, antes podia ser que hemos tenido problemas diciendo groserias o immoralidad sexual, y ya no son dificiles para pasar.  Pero ya madurando en nuestra fe, puede ser que son pecados de orgullo o lujuria, que no son tan percibibles.

La realidad es vamos a tener que luchar con nuestra carne hasta que morimos o hasta que regresa Jesús – pero tenemos ciertas maneras de combatir con ello.  Primero, podemos reconocer cada día la gracia abundante del Señor.  Cada vez que pecamos – es una oportunidad de reflejar en la gracia de Dios que hemos recibido, de su perdón, y de su favor sobre nuestras vidas.  Segundo, reconocer las mentiras que existe en el pecado en si.  Es decir, todo pecado está basado en la mentira – por ejemplo, si consideramos la immoralidad sexual, la mentira en ese pecado es una promesa falsa que si cometemos el pecado vamos a sentirnos mejor o satisfecho, pero en realidad no deja vacios y sintiendo mal.  El pecado es un gran engaño y podemos batallar contra ello con “la espada del Espíritu” que es la Biblia o la verdad.  Como no queremos ser engañados por otras personas – debemos tener la misma actitud contra el pecado.  Tercero, tenemos que tener en enfoque para matar pecado en nuestas vidas.  Siempre uso imágenes en mi mente del pecado en mi vida – y yo con una espada de verdad matandolo (pueden pensar que es violento, pero me sirve).  Pero son las palabras de Pablo, cuando dice en Colosenses “hagan morir”, nuestra actitud debe ser la misma.  Por ejemplo, si habia un lobo en tu cuarto que te queria matar – no vas a preguntar su nombre o tratar a cariciarlo – vas a tratar a correr o matar el lobo; el lobo del pecado no quiere destruir – tenemos que tener un postura firme en contra.

¿Qué son los pecados que han luchado?  ¿Qué son las maneras tangibles para batallar con ellos?  ¿Qué son algunos versículos que pueden usar como espadas de verdad?

**toman tiempo de orar y hacer un compromiso con Dios**

Advertisements