El amor de Cristo nos obliga, porque estamos convencidos de que uno murió por todos, y por consiguiente todos murieron.15 Y él murió por todos, para que los que viven ya no vivan para sí, sino para el que murió por ellos y fue resucitado. – 2 Corintios 5:14-15

La misericordia se puede definir como “no recibir lo que merecemos”, por ejemplo, todos somos pecadores y merecemos la pena de muerte eterna, pero por la misericordia de Dios, Él no perdona.  Ahora la gracia se puede definir como “recibiendo lo que no mereecmos”, por ejemplo, por la gracia de Dios nos perdona y además de eso nos da la vida eterna y abundante.  Por su gracia, somos sus hijos y el don del Espíritu Santo vive en nuestro ser.  La gracia también no tiene costo para nosotros, pero sí tuvo costo para Dios – Jesús sacrificó su vida por nosotros – un sacrificio de muerte en la cruz, una muerte feo y horrible.

Pero a veces lo que pasa es que rebajamos la gracia de Dios por nuestras acciones y actitud.  Lo que quiero decir aquí es, tomamos ventaja de la bondad y gracia de Dios y vivimos como queremos porque sabemos que en su gran amor, siempre nos va a perdonar.  No es solamente rebajar la gracia de Dios pero es quitando todo su valor.  ¿Han considerado como le hace sentir a Dios cuando hacemos eso?  Por ejemplo, han hecho algo para alguién, algo especial – tal vez fue una sorpresa o un regalo de mano donde metiste mucho de sus esfuerzos para hacer, y luego cuando lo entregas a la persona – se lo trata mal y sin respeto.  ¿Te enojas, no?  En la misma manera tenemos que tomar en cuenta lo que estamos haciendo cuando aprovechamos de la gracia del Señor.

Creo que si examinamos que tan costoso es la gracia de Dios debe ver gratitud, obedencia y transformación en nuestras vidas.  La gratitud, porque sí entendemos el precio que pagó Dios por darnos su gracia tan bondadosa – volvemos a tener mucha gratitud por tomar nuestro lugar y morir por nosotros.  La obedencia, porque cuando damos cuenta de lo que hizo y por cual razón – no hace responder en obedencia a su palabra y la obra de Dios en nuestras vidas.  Es como valorear y dar respeto que fluye de la gratitud.  La transformación porque el resultado consecuencial es es nos transformamos – somos diferentes por experimentar la gracia del Señor.  En Tito 2:11-12 dice, “En verdad, Dios ha manifestado a toda la *humanidad su gracia, la cual trae salvación12 y nos enseña a rechazar la impiedad y las pasiones mundanas.”

Va a ser un proceso, pero debemos a tomar los pasos correctos, la decisión es nuestra si queremos ver un cambio real en nuestra vida en nivel no solamente espiritual pero también emocional, físico, y mental.  Porque experimentar gracia así tan grande y bondadosa no lleva a lugares de paz, amor, y fe.

¿Cómo han tomado ventaja de la gracia de Dios?  ¿Qué van a ser sus primeros pasos de gratitud, obedencia y transformación?

**Quédense quietos para escuchar la voz de Dios, y oren para hacer sus comprisos con Él**

Advertisements