Dichosos los que tienen hambre y sed de justicia, porque serán saciados. – Mateo 5:6

Chris Heurtz es el fundador de un ministerio llamado Word Made Flesh Ministries en la India y por toda Asia.  El ministerio provee refugio para personas sin hogar, lo que tienen SIDA, y otros que tienen varias enfermedades.  Antes de empezar el ministerio trabajó con Madre Teresa en la Casa Para Los Muriendo en Calcuta, India.  Calcuta es una de ciudades más pobres del mundo, y más de 13 milliones son indigentes.  Cada mañana los obreros de la ciudad encuentran los cuerpos muertos en las calles.  El trabajo de Chris era salir a las calles para invitar la gente al punto de morir para ofrecerles un lugar digno para morir en paz.  En Calcuta más de 70% de la población de gente sin hogar tienen tuberculosis.  Día tras día Chris invitaba a ellos para venir a la Casa Para Los Muriendo para darles una ducha, comida caliente, un cambio de ropa, afeitar su cabello y darles una cama para pasar los últimos días o horas de sus vidas.  Los con tuberculosis pasaban una jarra en donde escupieron la enfermedad de sus pulmones para llenarla y tirarla.  También venian los leprosos con su carne podriendo de sus cuerpos, sin dedos, narices, otras partes de su cuerpo para recibir la misma ayuda.  También venían los niños con SIDA, de cuatro a cinco años de edad – y era que sus papas tenian la enfermedad, eran niños violados porque la creencia allí es que si tienen sexo con un virgen te puedes curar de la SIDA.  Chris lamentaba sacar la basura por olía muy mal – de comida tirarada, carne podrida de los leprosos, jeringuillas sucias, ropa sucia, y jarras llena de enfermedad.  Cuando sacaba la basura corrían niños de la calle para examinar la basura para escuchar comida – pero Chris siempre les decia para no tocarla porque estaba llena de enfermedades – pero no les hacia caso por estaban tan hambrientos.

En realidad, a veces somos como estos niños – y nos llenamos con la basura de este mundo cuando Dios nos quiere ofrecer algo mucho más mejor.  Nos llenamos de cosas malas hasta que estamos demasiados llenos para recibir de Dios – y estamos muriendo de hambre espiritualmente.  Dice en Jeremías 15:16,

“Al encontrarme con tus palabras,
yo las devoraba;
ellas eran mi gozo
y la alegría de mi *corazón,
porque yo llevo tu *nombre,
Señor, Dios *Todopoderoso”

No debemos llenarnos con la basura del mundo pero más bien debemos llenarnos de lo que Dios nos ofrece – y hay una multitud que nos ofrece – podemos ver y experimentar a Dios al todo alrededor si nos enfocamos a ver como Dios está moviendo.  No quiero decir que no podemos disfrutar de cosas del mundo, pero es un cambio de perspectiva – tratar a ver Dios obrando en cada cosa que vemos, sentimos, u oímos.

¿Qúe son las basuras del mundo que estás consumiendo?  Haz un compromiso con Dios para dejar esas cosas.  ¿Cómo puedes cambiar tu perspectiva para ver a Dios obrando?  Hax un compromiso con Dios para empezar a cambiar su actitud y su perspectiva.

Advertisements