Por lo tanto, hermanos, tomando en cuenta la misericordia de Dios, les ruego que cada uno de ustedes, en adoración espiritual,[a] ofrezca su cuerpo como sacrificio vivo, *santo y agradable a Dios – Romanos 12:1

A veces pensamos que la adoración está reducida al culto dominical, o solamente algo que se realiza en la iglesia.  Pero aquí vemos a Pablo diciendo que nuestras vidas, nuestras vidas enteras pueden ser una adoración espiritual a Dios.  Cuando ofrecemos nuestras vidas al Señor como un sacrifico vivo es nuestra acta de adoración.  ¿Cómo podemos ser sacrificios vivos?  Creo que empieza en la convicción en nuestras corazones a no vivir por nosotros mismos, y empezar a vivir nuestras vidas por Dios: esta decisión (que más bien son decisiones pequeñas que hacemos en todos momentos del día) empieza a impactar nuestros pensamientos, acciones, etc. etc.

Lo padre de esto es que Dios nos da una promesa: “Pero la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad, porque también el Padre tales adoradores busca que lo adoren.” – Juan 4:23.  Imaginanlo, Dios buscando a nosotros!  Usualmente estamos tratando a alcanzar a Dios, pero en el momento que le adoremos en espíritu y verdad – Él nos empieza a buscar a nosotros, no la vice-versa.

¿Cómo pueden empezar a adorar con su vida?  ¿Qué son algunas decisiones que tienen que cambiar para que alinearse con el Espíritu Santo?

Advertisements