No se contenten sólo con escuchar la palabra, pues así se engañan ustedes mismos. Llévenla a la práctica.  Pero quien se fija atentamente en la ley perfecta que da libertad, y persevera en ella, no olvidando lo que ha oído sino haciéndolo, recibirá bendición al practicarla. -Santiago 1:22, 25

Escuché una vez que la cristianidad no es un deporte de espectadores, mas bien es donde todos juegan.  Pero realidad, somos mas espectadores en el mundo cristiano – nos quedamos en nuestros asientos criticando la iglesia – sus programas, sus líderes, su visión… pero no nos involucramos para realizar un cambio.  O tal vez, estamos en la banca, si queremos ayudar pero no nos sentimos capaces.  Pero les quiero decir la verdad – todos nosotros tenemos el mismo llamado de ser sus testigos, de llevar a la práctica y acción la Palabra de Dios.

Sé que a veces peredmos un aspecto muy importante de nuestro estudio bíblico.  Un estudio bíblico bueno tiene estos tres componentes: la observación (¿qué está diciendo Dios?), la intepretación (¿qué significa?), la aplicación (¿qué significa para mi?); y usualmente va junta la acción con la aplicación – si no, entonces la palabra queda estancado en nuestras vidas.

Entonces pueden preguntar ¿qué puedo hacer yo?  Es facil, y Santiago lo describe mas abajo en este pasaje diciendo, “La religión pura y sin mancha delante de Dios nuestro Padre es ésta: atender a los huérfanos y a las viudas en sus aflicciones, y conservarse limpio de la corrupción del mundo.”  Es ayudar los que están en necesidad y mantenerse puros.  Hay tantas personas alrededor de nosotros – y Jesús dice que cada acción de bondad que hacemos a los demas, la estamos haciendo a Él.  No sean como los fariseos, donde Jesús se los critican diciendo, “¡Ay de ustedes, maestros de la ley y fariseos, hipócritas! Dan la décima parte de sus especias: la menta, el anís y el comino. Pero han descuidado los asuntos más importantes de la ley, tales como la justicia, la misericordia y la *fidelidad. Debían haber practicado esto sin descuidar aquello.

¿Qué son algunas cosas que vas a empezar hacer para servir a los en necesidad (en el contexto de comunidad)?  Haz un compromiso con Dios en oración y compartelo con alguién.

Advertisements