»Por lo tanto, si estás presentando tu ofrenda en el altar y allí recuerdas que tu hermano tiene algo contra ti,24 deja tu ofrenda allí delante del altar. Ve primero y reconcíliate con tu hermano; luego vuelve y presenta tu ofrenda. – Mateo 5:23-24

La visión de NEO en una palabra es la reconciliación: la reconciliación entre nosotros y Dios, atravez del Señor Jesús, y la reconciliación entre los seres humanos, realizado por perdón, justicia, y amor.  Con la reconciliación entre nosotros y Dios es algo que Jesús ya empezó en la cruz y por su resurrección.  Escuché un sermón de Brennan Manning, autor del libro “The Ragamuffin Gospel”, y dijo algo muy extraordinario y fue más o menos  así:  ¿Porqué creemos que la fe cristiana tiene que ver con nuestra piedad, fidelidad, o moralidad?  En realidad no tiene nada que ver con estas cosas – pero es completamente sobre el amor radical de Dios por nosotros.  La reconciliación entre nosotros y Dios ya está hecho, es cuestión de recibirla.

La reconciliación entre nosotros es diferente – pero no puede ser hecho en su totalidad sin experimentar lo que es la reconciliación con Dios.  Es decir, por el amor y perdón que hemos recibido por Dios debe ser el punto de despega para empezar a reconciliarnos con otros.  En este pasaje, Jesús está pidiendo que si creemos que hemos hecho algo mal a alguien, debemos tratar a reconciliar con él antes de venir adelante de Dios.  Ahora, no es si alguin nos hizo mal, pero si nosotros hemos hecho mal.  Este tipo de reconciliación empieza con nosotros – y es radical porque no somos perfectos, ni sabemos si hemos ofendido a alguien.  Creo que el punto clave aquí es ser conciente de nuestras palabras y acciones.  A la misma vez, Jesús no pone la condición que esa persona te perdona – y puede ser que no te perdonará; pero el punto es ir y pedir perdón.

¿Examínanse, hay personas en sus vidas con los cuales tienen que ir y pedir perdón?  ¿Cómo lo van hacer, y integrar la reconciliación en sus vidas?

Advertisements