Tampoco jures por tu cabeza, porque no puedes hacer que ni uno solo de tus cabellos se vuelva blanco o negro.37 Cuando ustedes digan “sí” , que sea realmente sí; y cuando digan “no” , que sea no. Cualquier cosa de más, proviene del maligno. – Mateo 5:36-37

Durante el tiempo de Jesús, muchas personas juraban para mostrar que tan serio hablaban.  Juraban sobre el templo, o el altar en el templo.  Hoy día también, hacemos lo mismo usando palabras “seguro” o “te prometo”.  Pero Jesús nos enseña a tener integridad con nuestras palabras, y seguimos lo que decimos.

Creo que este tipo de integridad es difícil para muchos, porque a veces es decir “no” porque no queremos ofender la otra persona.  Pero en realidad puede crear más problemas si no cumplimos con nuestra palabra.  Se puede considerar que es mentir – aunque suena fuerte, creo que tenemos que ser honestos.  Además, la verdad es más poderoso – y decir la verdad muestra carácter e integridad.

¿Cómo pueden ser más honestos y tener integridad con sus palabras?

Advertisements