Más bien, cuando des a los necesitados, que no se entere tu mano izquierda de lo que hace la derecha,4 para que tu limosna sea en secreto. Así tu Padre, que ve lo que se hace en secreto, te recompensará. – Mateo 6:3-4

La gente puede hablar de los que creen o valorean, pero al fin de día pueden conocer realmente lo que valorean viendo como gastan su dinero y como pasa su tiempo.  Es una realidad, por ejemplo (y fuera de trabajo y la escuela) como pasamos su tiempo? ¿Qué son las cosas que compras más?  Antes de mi accidente en mi moto, gasté mucho pero mucho tiempo en viendo motos en linea, leyendo sobre las motos, y comprando revistas de motos.  Era muy triste, porque lo estudié tanto que a veces pude distinguir motos por solamente escuchar su motor!  Despues del accidente, descubrí que tenia mucho tiempo (porque de fuerzas tuve que dejar cualquier cosa sobre las motos) y más tiempo para Dios.  También con los recursos financieros – empezé a ver como más invertir en el Reino y no en una moto.  Aunque este caso es muy extremo, de alguna forma o otra tenemos todos el mismo problema.  Si somos honestos y examinamos como gastamos nuestro dinero y tiempo es donde tenemos nuestros interéses.

En este pasaje en particular Jesús nos está enseñando a dar – y en secreto.  Es porque en estos días la gente anunciaban cuanto donaron a la iglesia.  También, en la iglesia donde me crié, el boletín dominical siempre tenia una lista de nombres con los montos que hicieron en ofrenda la semana anterior.  Lo que Dios quiere de nosotros es humildad cuando hacemos ofrendas.  Examinanse muy cuidadosamente y ver si les gustan recibir reconocimiento para cosas que haces; yo me encuentro en situaciones asi.  Nuestras ofrendas deben ser en humildad – sin hilos o condiciones de recibir una gracias.

Algunos otros versículos que son muy buenos también son:  “Recuerden esto: El que siembra escasamente, escasamente cosechará, y el que siembra en abundancia, en abundancia cosechará.[b]7 Cada uno debe dar según lo que haya decidido en su corazón, no de mala gana ni por obligación, porque Dios ama al que da con alegría” – 2 Corintios 9:6-7.  Pablo nos está enseñando a dar en abundancia y con alegria.  No es solamente a la iglesia, pero también cuando ofrecemos lo que somos o tenemos a los demas.

El último punto es sobre nuestra mentalidad al respeto de los recursos.  A veces podemos tener una mentalidad de escasez al respeto o una de abundancia.  Es decir, si vemos cosas con escasez, siempre tenemos la preocupación que se va a agotar el dinero, la comida, el amor, la bondad, etc.  Al contrario, si creemos que Nuestro Padre tiene todo y nos da todo – no existe los límites y nos da más libertad a ser más generosos con nuestro tiempo, lana, etc.

¿Cómo está moviendo este mensaje en sus corazones?  ¿Cómo pueden comprometer ser más generoso?  ¿Cómo puedes cambiar a no tener una mentalidad de escasez para tener una de abundancia?

Advertisements